8.6.18

Hay un oscuro instinto que te anima

.



.

Voy a seguir buscando las razones
que te llevan sin pausa hacia ti misma,
esa violencia ciega que te empuja
a seguir existiendo cada día
por encima de todos los despojos.

Hay un oscuro instinto que te anima
a dejar descendencia en otros seres,
a sembrar beso a beso y cuerpo a cuerpo
las huellas de tus dudas y tus gozos.
En los cuerpos anuncias golpe a golpe
la señal que proclama tu belleza
y en las mentes alumbras las ideas
que sostienen las causas de otros seres.

Amo en ti la belleza de tu cuerpo
y amo desde él a todo cuerpo bello;
venero en ti la gracia que te habita,
eso que en otros sitios llaman alma,
y en ella siento amor por la belleza
que aroma las estancias de tu casa.
Cuando llego a mirarte en cuerpo entero
y observo humildemente tus encantos,
amo sin tregua la sabiduría
que es resumen de amor y de belleza.

Quiero calmar mi sed con cuerpos bellos,
con conductas hermosas y muy bellas;
quiero llegar al buen conocimiento,
que me dará noticia verdadera      
de belleza absoluta y perdurable.

Allí quiero vivir, contigo en ella,
contigo, en ti, conmigo y en mí mismo.


Antonio Gutiérrez Turrión